Una especie en vías de extinción

La prensa atraviesa tiempos turbulentos, pero no más que otros sectores.

La prensa de pago tal y como la conocemos es una especie en vías de extinción. En The Vanishing Newspaper, el periodista Philip Meyer le puso incluso fecha de caducidad: marzo de 2043. Qué exagerado. No creo que duremos tanto. Veo a mi hijo sentado delante del ordenador y pienso en lo que sus amigos y él le han hecho a la industria discográfica y se me abren las carnes. Le pregunto: “¿Cuándo fue la última vez que compraste un disco?” Levanta la vista y frunce el ceño. “Hace años”, dice al fin. Y añade como justificándose: “Pero porque me invitaste tú”. “¿No te das cuenta de que por culpa de desaprensivos como vosotros a tu tío lo han echado de Universal?” “Es que la música es muy cara”. Ya. No tienen dinero para un CD, pero se gastan 60 euros en una camiseta de Zara.

Mi mujer es partidaria de medidas radicales. “¿Por qué no tiramos el ordenador por la ventana?” Es una reacción comprensible. Los luditas también destruían los telares mecánicos que amenazaban sus puestos de trabajo. Pero no creo que detener el progreso sea el remedio. ¿Cuál es, entonces?

Sigo observando a mi hijo. Está tumbado en el sofá y hojea El Mundo mientras yo como. No se entretiene mucho en los argumentos que el director ha seleccionado para la portada. Va rápidamente a las actuaciones musicales. “Vaya, fulanito toca en Madrid”. Sigue pasando páginas hasta un reportaje titulado: “¿Cómo eran los egipcios en la cama?” Ése lo lee a fondo. Luego dobla el periódico y se vuelve al ordenador.

Mi conclusión no difiere mucho de la de los expertos en comunicación: la gente busca noticias que la conciernan. De los grandes asuntos ya se entera por otros canales: televisión, radio, internet. Todo el mundo sabe que hay una guerra en Palestina. Lo que le preocupa es si es justa o injusta, cuánto va a durar y cómo puede afectarle.

Y ahí es donde algunos expertos sitúan el futuro de la prensa de pago: en el análisis, en la visión capaz de poner orden en el caos cotidiano. Hubo un tiempo en que la información era cara de conseguir y distribuir. Hoy se regala. Sobran noticias, pero faltan “piezas que te ayuden a pensar y entender”, como escribe Tom Rosenstiel.

El periodismo escrito atraviesa tiempos turbulentos, pero no más que otros sectores de la economía. Deberíamos empezar a considerar la posibilidad de que no somos una excepción. Para lo malo y para lo bueno. Porque, si en medio de la avalancha de textiles asiáticos hay empresarios que se las arreglan para cobrar 60 euros por una camiseta, ¿cómo no vamos a vender nosotros un buen análisis por un euro?

Publicado originalmente en La Gaceta de los Negocios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s